En una entrada anterior explicamos porqué el cerdito es la forma tradicional que asociamos a una hucha. En esta ocasión nos gustaría hablar sobre los distintos términos para referirse a los tocinos que tal vez no conocías. Y es que el cerdo es un animal muy ligado al desarrollo del hombre y que ha dejado su estampa en el lenguaje. ¡En esta entrada utilizamos más de 15 términos para referirnos a los chanchitos! ¿Te animas a contarlos?

En la antigüedad el cochino hizo posible cubrir las necesidades de proteínas y grasa de muchas civilizaciones. Una prueba de su importancia es que para pocos animales existe un vocabulario tan rico. Por ejemplo, nos podemos referir a los cerditos con los sinónimos marrano, puerco, chón, sancho, cuto, cuino, guarro, tocino, lechón, chanco, ñaño… y todos ellos son usados con connotaciones y significados dispares entre los distintos países latinoamericanos y la península.  

En Ecuador la palabra verraco es un hombre de gran fuerza que no retrocede ante nada. Y en Panamá es alguien que realiza trabajos que requieren de grandes esfuerzos. Mientras, en España es un término vulgar con connotación sexual.

En Argentina se usa la expresión “A cada chancho le llega su San Martín”. En Colombia se dice “A cada gorrín le llega su San Martín”. En Puerto Rico dicen “A todo cerdo le llega su Navidad”. Y en España usamos “a cada cerdo le llega su San Martín”. Aunque el uso de la palabra chancho puede parecer raro en España, se usa en Perú, Chile, algunas partes del sur de México, Argentina, Puerto Rico, Bolivia, Ecuador y Nicaragua.

Algo parecido pasa con el término marrano. En Venezuela se trata de alguien que no sabe pelear ni defenderse. En Costa Rica sirve para referirse a un obeso. Y en Colombia se trata de alguien que se gasta el dinero para complacer a otro. Sin embargo, en Chile y en España se trata simplemente de un sinónimo de la palabra cerdo.

Pero a pesar de que coloquialmente usamos los guarros para referirnos con tono generalmente despectivo hacía las personas, para los profesionales que se ganan la vida con la cría y sacrificio de este noble animal existen también significados técnicos para los términos cerdo, puerco y verraco.

En el contexto profesional, puerco se utiliza para referirse a todos los chanchos y sanchos de cualquier edad y condición. Cerdo se utiliza sólo para aquellos animales inmaduros que todavía no han sido destetados. Y verraco para designar los porcinos masculinos que no han sido castrados y que son aptos para la cría.

Como podréis observar … ¡no está nada mal! ¿Conocéis algún sinónimo más para referirse a los chones que se nos haya pasado por alto?